Economía en la epoca biblica

La economía en la epoca biblica

“Mas os digo, que mas liviano trabajo es para un camello pasar por el ojo de una aguja que entrar un rico en el reino de Dios” San Mateo

Los datos fragmentarios que nos dan las fuentes biblicas abarcan un periodo que va de los años 2500 a 150 A.C

La propiedad mas antigua es la propiedad territorial, aunque no siempre ha existido porque durante mucho tiempo se dio el fenomeno nomada que hacia que los grupos tribales abandonaran las tierras en cuanto veian decrecer la productividad. Al paso del tiempo los pueblos se fueron adueñando de la posesion de pequeños pedazos de terreno, de manera que los pequeños propietarios eran la fuente primaria de esa fuerza de grupo.

Un pedazo de tierra se podria vender si el resto de la familia estaba de acuerdo.

Es asi que el derecho de propiedad no es un derecho absoluto, sino que tiene multiples limitaciones derivadas, entre otras razones, de la creencia de que la tierra pertenecia fundamentalmente a Dios.

La importancia economica de la tierra se deriva de que la ocupacion principal del pueblo hebreo era la agricultura, como lo ha sido en todos los pueblos antiguos.

Aun cuando el hebreo se dedico preferentemente a la agricultura, comerciaba con los articulos que le sobraban; pero sin llegar al extremo de los cananitas, filisteos y fenicios que hicieron del trafico una importante ocupacion.

La usura, es decir el pago por el uso de algo prestado, estuvo tambien prohibida con inusitado rigor. Aqui, debe advertirse que el criterio cambia del antiguo al nuevo testamento, ya que en este se permite cobrar un interes por prestar una suma de dinero o un objeto. Asi Jesus se enoja con los mercaderes, no porque presten dinero, sino porque lo hacen en un lugar sagrado.

Conocieron los hebreos las formas del dinero aun antes de que fuera en forma de moneda, cuando era en lingotes.

*Trabajo: Genesis 2:15 

    “Tomo, pues, yahve Dios al hombre y lo llevo al jardin de eden, para que labrara y lo cuidase”

De este versiculo se desprende que desde la mas remota tradicion judia y posteriormente cristiana que arranca del antiguo testamento se contempla al hombre como un ser que debe trabajar y ganarse el sustento a base de su propio esfuerzo.

El trabajo, en el antiguo testamento, no es una actividad degradante, como en algunos casos se afirma en la epoca caballeresca sino que dignifica al hombre porque no solo le da dones materiales sino tambien espirituales.

La doctrina cristiana entendio los mas remotos origenes que si el hombre tiene obligacion de trabajar, debe tener tambien derecho a descansar el septimo dia.

Juan Pablo en su segunda carta a los tesalonisenses, subrayo que el trabajo no era otra cosa que una virtud.

El trabajo, y no se debe perder esto de vista, para los cristianos debe tener sentido en cuanto se dirija al supremo fin, alcanzar a Dios. Esta vision teologica hace que el trabajo no sea un instrumento de riqueza, sino de glorificacion.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *